Me costó escribir sobre esta banda, aunque tenía mucho por decir (ya se darán cuenta de por qué digo esto). Más que una reseña, lo que sigue a continuación es una anécdota.
La Muerte del Sol es una banda de rock pesado formada a fines del 2016 en San Miguel de Tucumán, está integrada por Sebastián “Tigre” Valdez (ex Cabo de Hornos), Ezequiel Gómez (ex Delphoz) y Charly Carabajal (ex The Sin’s Name).
Tuve la suerte de verlos en vivo un par de veces, y como dije más de una vez, fue amor a primera escucha. A los chicos los conozco de hace años de la misma escena tucumana, pero tuvimos más cercanía cuando les hice una nota para TucumanRock.com. Es ahí cuando empezó una cierta amistad y estuvimos más en contacto con Charly, quien me mantenía al tanto de la banda, de las grabaciones del disco y demás.
Pasó largo tiempo sin saber de ellos, hasta que me crucé con Charly y le pregunté en qué había quedado la grabación del disco y me contestó: “ya lo tenemos desde hace rato pero estamos parados por cuestiones personales. Ya te lo voy a hacer llegar para que lo escuches”. Después de unos días cumplió con lo prometido.

Tenía mucha ansiedad de escuchar, sabiendo que me encantaba lo que hacían y aún más sabiendo que el genio de Ramiro Rodriguez estuvo tras los controles. Puse el CD en el auto y empecé a escuchar el sonido perfecto de una bata prácticamente envolvente y hasta hipnótica hasta reventar con un riff que me remonta a Sabbath, pero más moderno, se trataba de “El Juego de Matar”, el tema que abre el disco; empecé a sentir como se me erizaba la piel a medida que escuchaba este temazo.
Más allá de la poderosa música de la banda, es algo llamativo escuchar la voz de Charly y su manera de unir todo y dar forma a todo esto. Es agresiva y ácida, pero tiene el poder de transmitir con claridad sus líricas sin perder la melodía y la crudeza. Por otro lado, es inevitable mencionar la colosal base rítmica que poseen, cada cosa está tocada y arreglada para que todo funcione de manera efectiva, cada uno de los músicos aporta el ingrediente exacto para mantener el equilibrio en la banda, y por supuesto esto se refleja en su resultado final.

Si bien todo el disco está excelente, “Lluvia Negra” es uno de mis favoritos, es que tiene tanta fuerza que es inevitable contagiarse de su Sludge groovero. Cuando arranca el tema y Charly dice “El infierno está seco y los demonios aquí” seguido de una poderosa descarga, le ponen el sello de garantía a su material. La dinámica de sus composiciones aporta progresiones fantásticas, con la sazón justa para no empalagar. “Claroscuro” es quizás, el tema más progresivo del disco, pero esto no queda ahí, también está plagado de ingredientes de Post Metal. Es un tema oscuro, inquietante por momentos, que llamará tu atención a cada segundo manteniéndote expectante y sorprendiendo en todo el transcurso de la pista. Aquí el Tigre se luce con sus arreglos y cortes de manera excelsa.

El cuarto tema es el que le pone nombre a la banda y al disco, “La Muerte del Sol”, el tema más tranquilo y oscuro de la placa. Es innegable los tintes a Alice in Chains que posee, donde el bajo de Ezequiel es la vedette en ésta pista súper elaborada. Tiene de todo un poco: vehemencia, melodía, progresiones austeras, arreglos de cuerdas, en fin… Es pura belleza. Cabe mencionar que aparte de la excelente producción de Ramiro Rodríguez para MusicCorp Studio, el mastering se realizó en Rain City Recorders (Vancouver, Canadá) y estuvo a cargo de Stuart McKillop (Comeback Kid, entre otras). Esta data es algo importante al escuchar el poderoso y contundente sonido de esta obra de arte. El diseño de la portada estuvo a cargo de Gregorio Villagran, y refleja mucho de la música y de la banda.

“Entremorir” arranca de golpe y en seco, con una frase que me quedó grabada en la cabeza: “¿en donde más se esconde, tras la tormenta el hacedor del fuego?”, el tema es energía pura desde el primer segundo haciendo mover la cabeza en toda su duración, pero la frutilla del postre está a en el minuto 2:21 con un cambio generado con una guitarra que roza con el Death Metal, pero con un tiempo pesado y fangoso, ¡increíble!

“Mandrágora” es para mí el tema con más llegada, me refiero a su excelsa melodía que te cautiva de entrada, si bien el tema comienza con mucha vehemencia, con tremendos riffs y arreglos… Lo genial de este temazo, sin lugar a dudas es ese estribillo pegadizo que me quedé repitiendo desde la primera escucha, cuando dice “¡Jamás, jamás podrán encajonarme!”. Sin mencionar aún, las tremendas líneas de bajo de Ezequiel y el monumental punteo del final, esto es un hit por donde se lo escuche.

Y como si esto fuera poco, para el final está “Circus”. Groove, sería el común denominador de esta patada en el pecho hecha tema, todo el tiempo está bien arriba sin darte respiro. La lírica y la forma de cantar de Charly van de la mano en todo momento destacando con distintas intensidades las palabras justas para hacerte poner la piel de gallina. Un cierre fantástico para un discazo insuperable.

Después de escuchar esta maravilla, me contacté con Charly y le pregunté por qué el disco quedo ahí y no hicieron nada más, el me respondió que fue por problemas personales y por falta de tiempo. Fue ahí cuando les propuse ayudarlos ya que para mi era un despropósito que esta genialidad quede en la nada. A los días Charly me habló y me propuso ser su manager, como negarme a tan hermoso trabajo y más aún cuando se trata de una banda a la cual admirás.

Disfruten esto, dentro de poco tendremos más de ellos, ¡¡¡se los aseguro!!!! Enjoy

Lista de temas:

1. El Juego de Matar 04:16
2. Lluvia Negra 03:20
3. Claroscuro 04:04
4. La Muerte del Sol 05:46
5. Entremorir 03:32
6. Mandrágora 04:35
7. Circus 05:02

Que en paz DESCARGUEN

FACEBOOK

YOUTUBE

SPOTIFY